La mayoría de las veces vivimos de espaldas a nosotros mismos, a lo que