En general queremos meter muchas actividades en la cabeza pero entonces tenemos que sacar otras. Si mantenemos cuatro o más cosas abiertas a la vez, el cerebro se estresa y se dispersa, se pierde eficacia. ¡Cuidado con la multitarea! haz solo una cosa a la vez, mejor te concentras en lo que estés y cuando acabes, ¡a otra cosa! querer hacer muchas tareas te da la sensación de estar muy liado y de que quizá eres más productivo, pero ¡no es cierto!
El 95% de las cosas que hacemos son automatismos, nos lo aprendemos y ya no tenemos que volver a pensar en ello como cuando conduces o cuando te lavas los dientes…
El cerebro gasta mucha energía en procesar información y en generar respuestas. Por eso, cuando tu mente asimila el proceso, lo convierte en automático.
Solo el 5% de las cosas las hacemos con atención consciente, y ¿Cuándo se producen esas situaciones? Cuando estamos haciendo algo nuevo, entonces necesitamos al cerebro para salir lo mejor posible de esas situaciones.
Para aumentar tu control mental hay que influir en la mente subconsciente:
-Sé consciente de lo que piensas, ponle atención y decide qué cosas quieres recrear en tu mente, acompáñalas también con afirmaciones en voz alta o en silencio, el subconsciente las irá procesando.
-El momento justo de antes de dormir es muy bueno para lanzar mensajes positivos al cerebro, sobre las cosas que quieres, visualízalas, recréalas de una manera sentida y repite cada día, a ver si notas algún cambio…
-Si tienes las cosas por defecto en un sitio, cámbialas, y ponlas al otro lado por ejemplo, saldrás del modo automático y pondrás mayor atención.
-Respirar de manera consciente oxigena el cerebro y te ayuda a mantener la atención presente (puedes hacerlo en cualquier momento)
Puedes aumentar tu control mental e influir sobre tu mente subconsciente más de lo que crees.